Mes: julio 2016

La verdad existe. Sólo se inventa la mentira (Georges Braque)

Durante los cuatro últimos años, el ex Magistrado Cupas y mi persona fuimos objeto de constantes ataques e insinuaciones maliciosas, como jueces del Tribunal de Contrataciones Públicas ante la destitución de uno de sus funcionarios, el ex Secretario General del TACP.

La verdad existe. Sólo se inventa la mentira (Georges Braque), es mi turno, pero con documentos que hacen prueba y que me sustentan, noticias como en las que supuestamente desobedezco las instrucciones del Pleno de la Corte:

  1. http://laestrella.com.pa/panama/politica/magistrados-tacp-desobedecen-harley-mitchell/23847743
  2. http://laestrella.com.pa/panama/nacional/cupas-padilla-desacato-fallo-corte-suprema/23911185

Pues aquí les presento el tan mencionado amparo y lo que dice en su parte resolutiva (Resolución de Pleno de 18 de junio de 2016):

Amparo de Garantías

Como verán, ninguna de sus partes ordena ni su reintegro, ni el pago de salarios caídos, mucho menos que un órgano del Estado como lo es el Judicial ordene al Ejecutivo el reemplazo de los magistrados del Tribunal Administrativo de Contrataciones Públicas, esto es absurdo considerando que tenemos una Constitución que aún funciona y que en su artículo 2 impone la separación de los mismos y, en consecuencia, la no intromisión de un Poder sobre otro, al menos así de evidente, escrito en un fallo.

Es vergonzoso que los medios de prensa que se tilden de serios carezcan de asesores legales que colaboren en publicar mentiras más técnicas, quienes conocen de derecho, en la primera leída de lo que prefiero llamar glosas grandes, advirtieron la situación, pues saben lo que es y para qué es un amparo de garantías constitucionales.

Sin embargo, en lugar de considerar lo ocurrido como un problema, tomaré lo acontecido como la oportunidad de hacer docencia sobre este ejemplo, es obvio que los Amparos de Garantías Constitucionales va dirigida a violaciones al Debido Proceso de parte de algún funcionario público, pero que en mi opinión particular ya debería incluir a los particulares al introducir en nuestra Constitución Artículo 17 “garantías mínimas no excluyente de los derechos fundamentales y de la dignidad humana” y es que estas últimas no solo es afectada por servidores públicos, sino también por particulares o los administrados.

Tal como lo dicta en esta ocasión la mayoría en Pleno y dos salvamentos de votos, en donde señalan que la violación se dio en la designación de un secretario ad-hoc que serviría de testigo para iniciar una investigación por acoso, pero no sobre pagos de salarios caídos y restitución, esto es materia de la Sala Tercera de lo Contencioso Administrativo.

La buena reputación no se hace desprestigiando al resto, se gana trabajando honestamente, haciendo estudios e investigaciones y no preocupándose por dañar a quien brilla más, hay nombres que con solo mencionarlos traen juicios de desagrado y tacha, que solo volviendo a nacer variarían y quien se mantuvo detrás de esta conspiración, lo sabe.

Como todo en la vida, nada es perfecto y no soy la excepción, pero en cuanto a mi trabajo frente al Tribunal es importante dejar claro que el Sr. Juan Carlos Varela dispuso mantenerme en el cargo por diecisiete meses adicionales a mi período real (6 años 5 meses), he sido más que requisada sobre mis actuaciones pasadas y presentes, eso nos envía a todos un mensaje.

Finalmente es sano publicar la Resolución de la Sala Tercera de lo Contencioso Administrativo en la cual se inadmite el Recurso del funcionario, ya que estuvo consciente que en dicha sede podría conseguir una restitución y pago de salarios, pero, a lo que lamentablemente no pudo optar, por defectos jurídicos en la presentación de su demanda (Resolución de Sala Tercera de lo Contencioso Administrativo de 4 de febrero de 2016).

Sala III Plena Jurisdicción

Ahora bien, saque usted mismo sus conclusiones, desafiar a la Corte Suprema de Justicia de Panamá no es cosa fácil, yo sería incapaz de aventurarme en tal situación, además de lo inverosímil que resulta, que un Tribunal de la Administración que no es otra cosa que una entidad pública más, no judicial, se someta a juicio distinto al que profiere la máxima corporación de justicia como es el Pleno de Corte.

A seis años cinco meses de mi estadía en el TACP, me he llevado la satisfacción de no haber perdido ningún caso de nuestra jurisdicción de la administración, dirimidos en la Corte, sea por control de constitucionalidad o por las vías del a Sala Tercera de lo Contenciosos Administrativo, con o sin el Magistrado Benavides al cual se me vinculo por triangulaciones sospechosas, tal cual decía la Estrella de Panamá: http://laestrella.com.pa/panama/politica/magistrado-benavides-triangulaciones-sospechosas/23863111, sin embargo, quien redacto la nota de prensa no advirtió que el Tribunal es un Organismo colegiado, de tres o de dos y un salvamento, la rivalidad y los celos profesionales, envidias personales, llegan cegar cuando la irá no deja razonar.

En el mundo en que vivimos, es necesario hacer las aclaraciones oportunamente, ya sin la investidura y siendo un civil más de nuestra sociedad, me permito con pruebas, decirle nuevamente que: saque usted mismo sus conclusiones de manera objetiva.

Saludos cordiales,

Anabelle Padilla Lozano.

Panamá julio de 2016.

Anuncios